sábado, 26 de mayo de 2018

Carracas y otras aves

El domingo 13 de mayo pude hacer una salidilla por los palmerales que rodean el Hondo a buscar carracas, que año tras año se establecen allí en primavera.

De entrada no lo pusieron fácil. No se veía ninguna. Un pito verde fue lo primero que vimos entre las palmeras.



Divisamos una culebrera a lo lejos.



Al rato, otro visitante de temporada en los eucaliptos: ¡Un críalo!


...y por fin las carracas. Primero vimos una en un cable a la que pude fotografiar a placer.




Al rato cambió de cable y se fue con su pareja








Como se puede apreciar la luz era durísima y he tenido que aclarar las fotos para salvar el tremendo contraluz.

Como íbamos bien de tiempo nos acercamos a la zona de salinas del Pinet a ver charranes.

Algunos llegaban con pececillos desde el mar.




Hay que ver el revuelo que montaban cuando llegaban a las isletas de cría.








Puede ver también charrancitos, charranes patinegros, gaviotas picofinas, flamencos y avocetas. Eché en falta las canasteras.

Para acabar Pasando por el Hondo pude fotografiar de cerca un fumarel cariblanco.




martes, 24 de abril de 2018

Miradores de Revilla






De nuevo pude estar una mañana en los miradores de Revilla, Huesca.
La llegada no pudo estar mejor. A manera de recepción un grupo de rapaces rondaba a baja altura un rebaño de ovejas a pocos kilómetros del aparcamiento: quebrantahuesos, buitres, alimoches y milanos. Las primeras fotos me salieron un poco defectuosas por estar a contraluz, pero bueno, salimos del paso como pudimos.

Los quebrantahuesos eran ejemplares juveniles y algunos llevaban "matrícula".






Buitres leonados



Milano real.


Los alimoches también se sumaron a la fiesta.





Otros quebrantahuesos fueron llegando.

Este con el plumaje un poco tocado






Por fin llegó un quebrantahuesos adulto


Una vez que llegamos al último mirador pudimos ver los buitres llegando cicleando y llegando a sus repisas.





Algunos pasaron bastante cerca.


...y otros tan cerca que no me dio tiempo a recoger el objetivo un poco. He de reconocer que no estuve rápido.









Y por fin apareció el quebrantahuesos en el mirador. Un precioso ejemplar adulto. La espera valió la pena.











Esta es sin duda la mejor foto de la jornada